Volumen XXXVI, número 104, año 2014
Volumen XXXVI, número 104, año 2014
Siete musas europeas —las damas primero— y once señores americanos nos transportarán por las arterias principales a través de las cuales circula la obra del fuego y el calor de los textos que componen el cuerpo del número 104 de la temporada de primavera 2014 de los Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas. En él se da a conocer, primero, la manera en la que la sustancia onírica de Polifilo se materializa en las formas de los soplos inspirativos que lo guían por los jardines de los sentidos. De este lugar de verdor, alivio y consuelo pasamos a la región de Cacaxtla, donde hombres fabricados de barro cocido en llamas nos muestran cómo el arte se modela para crear estrategias políticas. La sustancia inflamable se hace evidente al sentir el calor conformado por el denso tejido de recuerdos y narraciones subjetivas plasmados en los archivos familiares del cine documental y experimental; en tanto el calor de la ira, apaciguada por la razón, es el que lleva a las conyugicidas a determinar su propio camino al transitar por los huecos del dolor, el placer y la alegría, y posteriormente esta fuerza ígnea nos habla de los saltos entre los centros y las periferias, a la vez que de los sobresaltos que se enfrentan en los tránsitos del arte latinoamericano. Las musas y los señores nos conducirán asimismo hacia la sección de "Obras y documentos" donde yace la Casa de Moneda de la ciudad de México, suspendida en una traza regular regida por los cauces de la razón borbónica, a la vez que hacia un encuentro con el joven Ribera, mejor conocido como el Españoleto, quien con ardor en el corazón y seducido por sedas flotantes nos lleva al conocimiento de su obra cada vez más vibrante y profunda.