Algunas reflexiones en torno a las portadas de la Catedral de México