Una carta del arquitecto Ignacio de Castera